Comunicado de la Alianza Internacional de Asociaciones de ELA /EMN sobre el Arimoclomol

11/07/2021 19:36:03

El arimoclomol es un fármaco en formato de cápsula oral que interviene en la mejora del mecanismo conocido como respuesta al choque térmico. Cuando una célula está expuesta a estrés o a un daño, sus proteínas pueden variar su estructura normal y plegarse, perdiendo así su funcionalidad y volviéndose en ocasiones tóxicas para el organismo. Las células combaten este evento estimulando la producción de “proteínas de choque térmico” (Hsps), cuya función es devolver su estructura normal a las proteínas plegadas incorrectamente.

El mal plegamiento de proteínas y su posterior agrupación han sido durante mucho tiempo un sello distintivo de la ELA/ENM y se cree que pueden contribuir a múltiples procesos de la enfermedad. A diferencia de otras células, las neuronas y, en particular, las neuronas motoras, tienen una capacidad reducida para producir una respuesta eficaz al choque térmico. Por lo tanto, aquellos fármacos que favorezcan la producción de Hsps tienen un gran valor terapéutico en la ELA/EMN.

El arimoclomol se presentó por primera vez en 2004 como un compuesto capaz de elevar los niveles de Hsps y de retrasar la progresión de la enfermedad en un modelo de ratón. En 2008, el Consorcio Northeast ALS probó su seguridad, tolerabilidad y farmacocinética en 84 pacientes, indicando que podía dosificarse de forma segura hasta tres veces al día con 100 mg por dosis y que era capaz de cruzar eficazmente la barrera hematoencefálica.

Un ensayo clínico académico de seguimiento (no farmacéutico, iniciado por un investigador) dirigido por el Dr. Michael Benatar, examinó el arimoclomol a una dosis de 200 mg/día durante 1 año en un estudio doble ciego controlado con placebo en 38 pacientes con ELA de progresión rápida causada por mutaciones en SOD1. Nuevamente, el arimoclomol se consideró seguro y tolerable, pero la indicación de que el fármaco podía ralentizar la progresión de la enfermedad y prolongar la supervivencia no fue estadísticamente significativa, no pudiendo extraer conclusiones sobre su eficacia en la ELA/EMN.

La empresa farmacéutica Orphazyme se fundó en Dinamarca en 2009 tomando como base un trabajo que demostraba que las  Hsps también podría corregir anomalías en el lisosoma (estructura celular encargada de eliminar restos celulares) en las llamadas enfermedades de almacenamiento lisosómico. Al promover el arimoclomol como fármaco inductor de Hsps para estas enfermedades, la empresa también inició un programa de ELA con un ensayo clínico de fase 3.

El estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo se inició en 2018, en el que se inscribieron 245 pacientes con ELA, con una proporción de tratamiento:placebo de 2:1 durante 76 semanas con 3 dosis al día. Se utilizó una medida llamada “Evaluación Combinada de Función y Supervivencia” como medida principal para determinar si el arimoclomol era eficaz en la ELA, por otro lado, se evaluaron otras medidas comunes como ALSFRS-R, supervivencia y capacidad vital lenta (SVC).

Resultados de la prueba

El 7 de mayo de 2021, un comunicado de prensa de Orphazyme declaró que el ensayo fundamental no cumplió con los criterios de valoración primarios y secundarios que evaluaban el impacto en la función y la supervivencia. Esto indicaba que el arimoclomol no será utilizado como tratamiento para la ELA/EMN. Se espera una próxima publicación de los datos, incluido un trabajo adicional de biomarcadores.

Recomendación de la Alianza

Se espera que Orphazyme comunique una interpretación inicial de sus datos en forma de comunicado de prensa durante el segundo trimestre de 2021. Desde el Consejo Científico Asesor se proporcionarán más aclaraciones a medida que se publiquen datos.