CRISPR, con un nuevo socio, desarrollará terapias de edición genética para la ELA

29/06/2021 0:51:24

Ref.: https://www.biopharmadive.com/news/crispr-capsida-deal-gene-editing-delivery/601774/

Resumen:

  • La empresa de edición génica CRISPR Therapeutics está ampliando su investigación sobre la manipulación del código genético como tratamiento de enfermedades y ha firmado un acuerdo de colaboración centrado en terapias contra dos trastornos neurodegenerativos con la empresa Capsida Biotherapeutics.
  • Bajo esta colaboración, CRISPR Therapeutics desarrollará las herramientas de edición de genes, mientras que Capsida Biotherapeutics diseñará la cubierta de proteínas virales (llamada cápside) dentro de las cuales viajarán los tratamientos al interior del organismo del paciente. Sin embargo, a pesar de ser dos ámbitos distintos, tanto la investigación como el desarrollo se harán en un solo programa.
  • Tras recaudar miles de millones de dólares en inversiones provenientes de dos aprobaciones como terapia génica por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) en 2017 y 2019, este campo de investigación ha sufrido recientes reveses en torno a su seguridad, fabricación y una eficacia más modesta de lo esperado. Cada vez más, las empresas se enfocan en desarrollar mejores tecnologías de inoculación, que prometen ampliar la "carga útil" del tratamiento y aumentar la precisión del mismo hacia las células diana y por consiguiente su seguridad y la eficacia.

Visión más profunda:

Capsida surgió públicamente en abril tras una ronda de financiación que incluyó cincuenta millones de dólares provenientes de dos firmas de capital de riesgo y noventa millones de la biofarmacéutica AbbVie para el desarrollo de tres programas experimentales. La tecnología de esta empresa emergente proviene del Instituto de Tecnología de California y puede analizar miles de millones de posibles capas de proteínas víricas (cápsides) para seleccionar aquellas que se dirigen a los tejidos humanos con más precisión.

Mejorar la inoculación es particularmente importante en neurociencia. Los trastornos neurológicos son difíciles de tratar con tratamientos basados en la edición de genes debido a que la barrera biológica existente entre la sangre y el sistema nervioso central está diseñada para evitar el paso de patógenos (barrera hematoencefálica).

Un virus inofensivo como AAV9 puede modificarse, y es una herramienta de administración muy utilizada por la farmacéutica Novartis para la terapia génica Zolgensma contra la atrofia muscular espinal en menores de 2 años. Sin embargo, para pacientes mayores, la farmacéutica ha experimentado con la infusión del tratamiento directamente en el líquido de la médula espinal para evitar la barrera hematoencefálica.

La tecnología de Capsida también se basa en cepas del virus AAV. Pero la compañía ha podido optimizarlas para las células del sistema nervioso, las cuales se ven más afectadas por los trastornos degenerativos.

Los AAV son una herramienta utilizada con mayor frecuencia por las empresas que tienen como objetivo reemplazar genes aberrantes por copias funcionales, en lugar de editarlos. Pero cada vez son más las empresas que están explorando la reutilización de los virus para transportar sistemas de edición de genes a las células del cuerpo, como CRISPR espera hacer junto con Capsida.

Bajo esta colaboración, las dos empresas desarrollarán terapias de edición de genes para la ataxia de Friedreich, liderada por CRISPR, y la esclerosis lateral amiotrófica familiar, liderada por Capsida. 

Los dos proyectos se sumarán a otras cuatro terapias génicas experimentales en la cartera de CRISPR que tienen como objetivo el tratamiento de enfermedades raras mediante la manipulación de la expresión genética dentro del cuerpo. Sin embargo, todavía no se ha probado ninguno en humanos.

Estos cuatro proyectos in vivo están destinados a enfermedades raras de músculo, pulmón y metabolismo. Sin embargo, la compañía también ha desarrollado algunos enfoques para editar genes asociados a trastornos del sistema nervioso central.

Los fármacos experimentales más avanzados de CRISPR, ya probados en pacientes, utilizan la edición de genes para alterar las células humanas fuera del cuerpo. Su proyecto principal es el CTX001, que trata enfermedades de la sangre como la beta talasemia y la anemia de células falciformes.

Los resultados recientemente publicados sobre dos ensayos de CTX001 en 22 pacientes fueron prometedores, lo que sugiere que el tratamiento podría cambiar drásticamente el curso de ambas enfermedades y, potencialmente, ofrecer una cura funcional.